Tradición y diseño en una casa de vacaciones en Sicilia


7 jul. 2015












Después de vivir en diversos lugares soleados del Mediterráneo (desde el sur de Francia a Grecia), el arquitecto Laurent Buttazzoni ha instalado su residencia de vacaciones en una pequeña ciudad barroca del sudeste de Sicilia, a diez minutos del mar.

Se ha ocupado de toda la rehabilitación de la vivienda, en la que una gran sala central, en realidad el antiguo granero, hace también las veces de espacio distribuidor  hacia las habitaciones, la cocina, los baños y la terraza. Para los revestimientos del suelo, el arquitecto buscó azulejos sicilianos antiguos, que incluso ha usado en algún cabecero de cama. En cuanto a la decoración, se hizo traer un camión con hallazgos de París, de tiendas de antigüedades, así como diversas piezas atesoradas en los múltiples viajes realizados y también algunas piezas de diseño que poseía. 

El resultado es espectacular, una acertadísima mezcla de tradición y diseño, tanto en el contenido como en el continente, en la que sobresale el uso del color y de los patrones geométricos.

A mí me encanta, ¿y a vosotros?

Procedencia de las imágenes: AD Francia


Sofás de inspiración retro


3 jul. 2015

















Aparte del mítico Chester (para mí pieza indispensable en cualquier esquema decorativo, a pesar de que, tengo que reconocerlo, no es excesivamente cómodo), en cuanto a sofás, siento una predilección especial por los de estética retro, muy MadMen ellos.

Generalmente tapizados en tela (aunque también los vemos en piel), en su mayoría en colores de la gama de los pastel, y muchos de ellos con estructura de madera a la vista y patas voladas, los sofás midcentury tienen una elegancia atemporal que los hace idóneos en cualquier tipo de salón, sea del estilo que sea.

Os dejo una selección de algunos de mis preferidos de todos los que guardo en mis carpetas de Pinterest. ¿Con cuál os quedáis?

Una casa de campo reinventada, con un magnífico resultado


2 jul. 2015















Cuando uno decide comprar una vivienda destartalada, con una pila de años a sus espaldas, hay dos opciones: renovarla o reinventarla. En el primer caso se trata de modernizarla, cambiar su aspecto original o el sufrido a lo largo de los años; en el segundo caso la intención es devolver a la vivienda el esplendor de cuando fue construida, manteniendo, en la medida de lo posible, los elementos arquitectónicos de aquel entonces e intentando dotarla del mobiliario, objetos decorativos, obras de arte y textiles, de la época. 

Esta segunda opción, más conservadora, es, sin embargo, la que yo prefiero y la que escogieron los propietarios de la vivienda que protagoniza el post de hoy. La casa de campo, una construcción de finales del siglo XVIII, está en la zona de las montañas de Catskills, en la parte sureste del estado de Nueva York. Durante todos estos años, la casa había sufrido numerosas reformas. Cuando los propietarios la encontraron, tenía las paredes pintadas de diferentes colores, muebles pesados de diferentes épocas, sin ningún plan decorativo, así que decidieron encargar la "reinvención" a la firma de diseño Jersey Ice Cream Co., quienes mantuvieron algunos elementos estructurales, como los suelos y los paneles de madera y otros fueron reformados. En cuanto a la decoración, optaron por buscar en mercados y tiendas de segunda mano piezas vintage de época y otras similares. 

El magnífico resultado salta a la vista. ¿Qué os parece? Vosotros, ¿sois más de renovar o de reinvertar?

Procedencia de las imágenes: Remodelista

Como lavar la cara a una casa de alquiler


1 jul. 2015















Los principales incovenientes que suele tener un piso o una casa de alquiler son las numerosas restricciones a las que se enfrentan los inquilinos por parte de propietarios poco dados a que en sus casas se hagan modificaciones, como no sea colgar un cuadro o mover los muebles de sitio (en caso de que los haya). A los protagonistas de esta historia (Carole, Bill y su hijo Dylan) les pasó algo de lo que contaba anteriormente. Tuvieron que convencer al propietario de que su casa ganaría muchísimo si les dejaban pintar las paredes de blanco (antes amarillentas) y podían añadir algunos elementos para hacer más "vivible" su hogar.

La casa, de unos 85m2, en el sureste de Londres es ahora totalmente diferente a como la pareja se la encontró. Muebles vintage encontrados en tiendas de segunda mano, algunos de ellos usados para separar espacios, plantas por todos los lados (que imprimen frescura a los ambientes), y numerosos objetos decorativos, espejos y cuadros, que pueblan paredes y muebles, han transformado una casa antes impersonal en un hogar lleno de carácter y de encanto. Como encantado tiene que estar el propietario cuando la vea!!!

Estoy totalmente enamorado de la zona de escritorio (en el hall de entrada) de la primera imagen, y también del dormitorio principal. ¿Qué os parece?

Procedencia de las imágenes: Design Sponge

Arrímate al sol que menos calienta..., pero más luce


30 jun. 2015















Estos días en los que andamos todos resguardándonos del sol, que está pegando de lo lindo en toda nuestra geografía, quiero desde aquí romper una lanza a favor del astro rey ("pero si nos has dicho muchas veces que huyes de él como de la peste", oigo que decís por ahí más de uno), pero de ese que luce (¡y mucho!) pero no quema. Me refiero, claro, a mi "adorado" espejo sol, ese elemento decorativo que no debe faltar en ningún planteamiento espacio con toques vintage. 

De forja, de madera, metálico, de caña natural (bambú, mimbre, ratán), el espejo sol es ese objeto decorativo que queda resultón, auténtico, en cualquier espacio de la casa en el que se le ubique. En el dormitorio, el salón, en el baño, solo o en conjunto, tanto en interior como en exterior (sí, sí, queda realmente bien en un porche, por ejemplo; echad un vistazo a la quinta imagen), combinado con cualquier estilo decorativo, este tipo de espejo, con su prestancia y, generalmente, con sus destellos dorados, se convierte en protagonista absoluto y en punto de atención.

Podéis encontrarlos de nueva fabricación, pero los realmente interesantes (y solo por un poco más de dinero) son los que tienen ya unos añitos (no olvidemos que la época dorada de este tipo de piezas es la que va de los años 40 a los 60 del pasado siglo) porque conservan la esencia y el alma de lo auténtico. Son piezas que, muchas veces, a través de sus "heridas" (pequeños arañazos, algún que otro desconchón...) nos cuentan historias, y eso hace que los queramos más.

En La Tienda de Etxekodeco tenemos una buena colección de estos últimos. Desde un estupendo espejo dorado, de forja, de los años 50, a varios de madera, de diferentes tamaños (espejo sol grande, mediano, pequeño) también de la misma época.






En las siguientes imágenes los podéis ver en nuestro showroom de Bilbao, que puede visitarse, con cita previa, escribiendo al mail etxekodecoshop(arroba)gmail.com. ¡Estaré encantado de atenderos, de charlar con vosotros y de enseñaros todos los tesoros que he ido acumulando a lo largo de años de visitas a mercadillos y brocantes.



¡Poned un espejo sol en vuestra deco!

Las doce primeras imágenes proceden de mis paneles de inspiración en Pinterest.

Diseño por Photonica
Copyright © Etxekodeco
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...